Síndrome Confusional Agudo

Spread the love

Nuria Díaz

El SCA se considera uno de los grandes síndromes geriátricos, ya que su prevalencia es elevada en este grupo de población, especialmente en el medio hospitalario. La prevalencia del SCA en el momento del ingreso, suele ser del 14% al 24%. La incidencia durante el periodo de hospitalización se encuentra entre el 6% y el 56% y en pacientes con fractura varía entre el 14% y el 26%. Los pacientes que presentan SCA tienen mal pronóstico. La presencia del SCA prolonga la estancia hospitalaria, empeora el deterioro mental y funcional de los ancianos y aumenta su morbi-mortalidad. Todo ello implica un abordaje integral y multidisciplinar, así como conocer bien sus manifestaciones para el diagnóstico precoz. El SCA es con frecuencia infradiagnosticado o se diagnostica erróneamente como demencia o depresión.

DEFINICIÓN DE SCA

Según la DSM-IV, el delirium se define como un cuadro clínico de etiología generalmente orgánica, en el que se encuentran alterados el nivel y el contenido de la conciencia con una dificultad para mantener la atención y se asocia habitualmente con trastornos perceptivos de orientación, alteración del lenguaje, trastorno del ciclo sueño-vigilia y aumento de la actividad psicomotora. El inicio suele ser brusco, aunque puede ir precedido de un estado prodrómico de ansiedad, y su evolución es siempre fluctuante, con oscilaciones durante el día. La duración del cuadro es variable, de horas a meses, aunque generalmente cede en la primera semana.

TIPOS DE SCA

1.- Hiperactivo: Se caracteriza por hiperactividad, agresividad, agitación, confusión y alucinaciones. Más frecuentemente asociado a efectos anticolinérgicos o deprivación de fármacos o tóxicos. Supone un 15% del total.

2.- Hipoactivo: Se caracteriza por hipoactividad, letargia, actitud apática, inhibición y enlentecimiento psicomotor. Predomina en etiología metabólica y supone un 19% del total.

3.- Mixto: Se manifiesta por hiper e hipoactividad y supone un 52% del total.

CARACTERÍSTICAS DEL SCA

1.- Alteración Conciencia:

  • Nivel de alerta.
  • Nivel de atención: incapacidad para entender preguntas, dificultad para cambiar de atención hacia otra idea, distraibilidad entre estímulos irrelevantes, incoherencia en la en la expresión.

2.- Alteración funciones cognitivas:

  • Orientación: la desorientación temporal suele ser el primer síntoma.
  • Memoria: sobre todo de fijación.
  • Percepción: falsas interpretaciones, ilusiones, alucinaciones.
  • Abstracción.
  • Emoción.
  • Razonamiento.
  • Planificación de funciones ejecutivas.
  • Alteración del lenguaje.

3.- Alteración conductual.

4.- Instauración aguda.

5.- Fluctuación a lo largo del día.

6.- Cambios emocionales y emociones inapropiadas (ansiedad, agresividad, hipomanía)

7.- Cambios autonómicos (sudoración, frialdad …).

CAUSAS DEL SCA

El delirium raramente es causado por un único factor etiológico, suele ser resultado de una serie de factores que lo predisponen y desencadenan. Los factores que predisponen a presentar un delirium son los factores que están presentes en un individuo dado, algunos son inevitables, como la edad o la demencia y otros pueden ser transitorios.

1.- Factores predisponentes: Características demográficas, situación mental, situación funcional, alteración de los sentidos, fármacos, enfermedades cohexistentes, deshidratación y malnutrición.

 2.- Factores precipitantes: Patología del SNC, alteración metabólica, alteración cardiopulmonar, enfermedad sistémica, sustancia toxicas (consumo o abstinencia) y fármacos.

TRATAMIENTO DEL SCA

Siempre se debe tratar la causa, además de la sintomatología en sí. Incluye dos líneas de actuación:

1.- Tratamiento farmacológico: Los fármacos más utilizados son los neurolépticos, el haloperidol se considera de primera línea en la fase aguda.

2.- Tratamiento no farmacológico: Medidas ambientales.

 

  • Asegurar un ambiente tranquilo y amigable, sin estímulos excesivos (música, iluminación adecuada …)
  • Proporcionar información sobre su estancia y motivo de ingreso.
  • Incorporar a los familiares en los cuidados de los enfermos.
  • Ayudar al paciente a mantener la orientación mediente un reloj o calendario.
  • Evitar que el paciente este sólo.
  • Ponerle a su alcance sus objetos personales, el timbre y la luz.
  • Facilitar la rutina diaria en lo posible.
  • Mantener en la habitación objetos familiares del paciente.
  • Asegurarse si el paciente dispone de dispositivos de ayuda sensorial, tales como gafas o audífonos, que los lleve puestos.
  • Facilitar un entorno sencillo, sin objetos innecesarios que permitan un espacio adecuado, poniendo especial interés en los elementos de seguridad del paciente.
  • Evitar juntar pacientes con SCA.
  • Se aconsejan las visitas pero estas no deben ser numerosas ni de duración excesiva.
  • Conseguir un adecuado nivel de analgesia, administrando los medicamentos según el horario regular, no a demanda del paciente.
  • Minimizar efectos de una inmovilización prolongada, protocolos de inmovilización activa y pasiva.

Aquellos profesionales interesados en el tema pueden obtener más información en los siguientes sitios:

  1. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología: segg.es
  2. Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología: scgg.es
  3. Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica: seegg.es

En twitter: @seggeriatria, @enfergeronto, @GeriatricArea

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *