Los peligros del Dr.Google

Spread the love

Colaboración con SaludCanarias

La historia de la humanidad se escribe con pequeños grandes avances que cambian nuestras vidas. Primero fue la rueda, luego la imprenta, en 1.928 Fleming descubrió la penicilina lo que ha permitido ir desarrollando los antibióticos, un arsenal terapéutico que nos ha permitido tratar enfermedades, al igual que las vacunas que han conseguido erradicar ciertas patologías.

Todo descubrimiento supone una revolución y la revolución trae consigo un cambio en nuestra forma de vivir y relacionarnos. Pocos podían imaginar en la década de los 60 cuando el departamento de Defensa de Estados Unidos comenzó a trabajar en el proyecto ARPAnet que una nueva revolución estaba naciendo. La idea era crear una red para intercambiar información y permitir una comunicación remota. Pero con el paso de los años, los científicos comenzaron a innovar en torno a esta idea y consiguieron conectarse a la nueva red para intercambiar mensajes y archivos, además de controlar a otros ordenadores a distancia. En 1.994 aparecieron las webs y después de iniciar nuestra vida con el https://www. ya todos conocemos la historia, como demuestra que estés leyendo este post ya sea desde tu ordenador, tablet o dispositivo móvil.

Como casi todo en esta vida, los excesos no son buenos compañeros y en relación a salud e internet, el Dr. Google que inicialmente aparecía como un aliado, se está volviendo un peligro de salud pública ya que entre el exceso de información y que en un alto porcentaje de los artículos publicados son de dudosa veracidad, se corre el riesgo de que el usuario se sobreintoxique y consuma información falsa que puede terminar suponiendo no solo un riesgo para los bolsillos, sino sobre todo para la salud.

El Dr. Google nació para dar respuesta a la necesidad de la población que cada vez demanda más información sobre temas de salud en Internet, como demuestra el estudio del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información1 donde se concluye que el 96% de la población estudiada utiliza alguna fuente de información online, lo que pone de manifiesto la importante que tiene la salud para la población española. Sin duda, Google se ha convertido en la fuente más popular para “ir” a la consulta sin salir de casa.

Que buscamos información relacionada con temas de salud en Internet es una realidad, pero quizás lo más llamativo sea que solemos recurrir a páginas privadas, divulgativas o foros, con escasa fiabilidad, en lugar de a webs oficiales de autoridades sanitarias. Así que antes de buscar información deberías contestar con un sí la siguiente pregunta: ¿Es fiable la información que estoy leyendo? Y la respuesta suele ser como si tiraras una moneda al aire ya que una de cada dos informaciones que podemos ver en Internet sobre salud es falsa o carece de rigor científico.

En Internet es muy fácil buscar lo que queremos encontrar y es que dependiendo de cómo hagamos nuestra búsqueda y las palabras o expresiones que usemos, encontraremos la respuesta que queremos leer. Tu dolor de cabeza seguramente sea una jaqueca sin más, pero si buscas dolor de cabeza y tumor encontrarás infinidad de artículos que te hagan temblar al leer como el Dr. Google te sentencia con un diagnóstico que poco tiene que ver con la realidad.

¿Cómo saber que la información que leemos es fiable?

No tiene sentido recomendarte que no busques información en Internet ya que sería ir contracorriente y darle la espalda a la realidad. La clave será que aprendas a distinguir cuándo algo es veraz de cuando es falso.

Aquí tienes las mejores herramientas para aprender a distinguirlo:

  • Busca en páginas webs que estén reconocidas con algún sello que le acredite como que la información es fiable. En la actualidad hay varias distinciones que te ponen en la pista de que su información es veraz: WIS (web de interés sanitario), WMA (web médica acreditada), Acreditación SEAFORMEC, HonCode… Cuando una página web tiene un sello de acreditación se certifica que sus contenidos cumplen una serie de requisitos de calidad.
  • La página web debe tener información sobre la persona que publica el artículo. Desconfía de textos sin autor. La página debe ofrecer información clara sobre el autor o los autores de la información que contiene. Para ello ha de incluir un apartado llamado “Acerca de” o “Quiénes somos” donde figure la información sobre los autores, su especialidad médica, su filiación, dónde trabajan…
  • Busca información que sea reciente y esté actualizada. Un texto será más fiable cuando incluya la fecha de redacción o la revisión de los artículos.
  • Un artículo que tenga enlaces o fuentes sobre la bibliografía utilizada para su redacción será más fiable.
  • Intenta evitar páginas webs con un claro ánimo de lucro y fines comerciales.

Ahora que tienes las herramientas claves para aprender a diferenciar entre información fiable de aquella que no, toca reflexionar sobre el Dr. Google. Internet supone un arma de doble filo en el aspecto de los sentimientos. Cuando miras a través de ese lente, es muy difícil mantener una distancia emocional. Así que puedes leer sobre un diagnóstico que te asuste mucho o calme tus temores… y ese es el camino que seguirás, sin importar si es el correcto o no.

Ayuda a tu doctor a que te ayude. Si te preocupa una situación médica en particular e investigaste un poco para delimitar los padecimientos que sufres, comparte esa información con tu médico.

Si tu dolencia no desaparece, por mucho que verifiques tus síntomas y consultes páginas webs, no recibirás la ayuda que necesitas. Como en el anuncio, en caso de duda consulte con su médico o farmacéutico. Una persona con formación sanitaria seguro que podrá orientarte y darte la atención que realmente necesitas.

Juan Toral Sánchez

Bibliografía

Entrevista radio Dr. Google :

https://soundcloud.com/tomasgalvanm/el-caloret-con-el-doctor-juan-toral

  1. Estudio sobre opiniones y expectativas de los ciudadanos sobre el uso y la aplicación de las TI en el ámbito sanitario Edición 2015. Los pacientes y la e-Sanidad. Ministerio de Industria, Energía y Turismo.
  2. Post escrito para la web:  http://www.juantoral.com/dr-google/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *