Las redes sociales y los sanitarios

Spread the love

Yeray Santana

Desde el punto de vista sanitario, las redes sociales podemos tratarla desde diferentes puntos de vista. Pero lo que primero debemos tener en cuenta, es el mensaje y el emisor de ese mensaje. Estamos habituados desde el ámbito sanitario a buscar información en las diferentes web, que están a nuestra disposición, las más comunes son buscadores de estudios científicos generalmente tipo 1.0 (La web 1.0 es un tipo de web estática con documentos que jamás se actualizaban y los contenidos dirigidos a la navegación). La web 1.0 también es conocida como la web de los documentos. Esto fue el inicio de la información en internet, y se encontraron la necesidad de asegurar la calidad de la información, por eso se crearon los sellos  de calidad en este enlace de Guía Salud también puede ser útil para los usuarios, este artículo de Carmen Batalla en la revista Atención Primaria. Todo ello, viene a detallar la importancia de buscar información confiable, el sello más extendido es el de la Fundacion Health On the Net, más conocido con su acrónimo HON.

Después de esto se han creado nuevos tipos de web. La web 2.0, los usuarios dejan de ser usuarios pasivos y se convierten en usuarios activos, que participan y construyen los contenidos de la red, siendo capaces de dar soporte y formar parte de una sociedad virtual que genera conocimientos, esto provocó el auge de blogs y de las propias redes sociales. Por eso a la web 2.0, también se le conoce como la web social. En este contexto, se genera mucha más información y más dinámica, con lo cual es más difícil controlar la información que se genera. En este contexto, también se crean dentro de Facebook y Twitter, grupos donde se pueden encontrar información dirigida a profesionales sanitarios, pero en este contexto hay que huir de grupos que se generan sin información confiable, y en twitter de los famosos Trolls, de los cuales se deben huir, muchos de ellos, son graciosos pero pueden generar información no confiable. La recomendación es huir de ellos.

E incluso, el último paso la web 3.0, con interacciones constantes.

  Además específicamente en twitter se generan los habituales hastag (que significa etiquetas o conversaciones e hilo, sobre un tema concreto), todas palabras precedidas de la correspondiente almohadilla (#), que podemos seguir y opinar. La única dificultad que se puede encontrar en los usuarios noveles, es el espacio estricto de 144 caracteres, pero que puede ser solventado con enlaces de información web, o respuestas consecutivas a un mismo tweet.

En diferentes redes sociales, surgen debates muy interesantes para los profesionales. La mayoría de ellos, destinados a compartir conocimientos e incluso a formarse. Por ello, es una herramienta que no podemos dejar de lado, ya que la sociedad evoluciona y es necesario que los profesionales nos adaptemos a estas nuevas herramientas. Ya que los usuarios, demandan estas herramientas, como en el ejemplo de este TweetChat de #FFPaciente donde los usuarios valoran el empoderamiento a través de redes sociales, o este otro TweetChat de #Zdream sobre profesionalismo y responsabilidad corporativa de las enfermeras. Ambos resumenes, salen del blog de @DUEdevocacion

En todo momento, se debe huir del sensacionalismo y de los bulos, que se propagan por las redes sociales a una velocidad exponencial, estas recomendaciones de @manyez les puede ser útil, utilizando como ejemplo los recientes atentados de Barcelona.

Hay otros usuarios que se decantan por redes profesionales, de usuarios en facebook. Las ventajas, es que no existe límite de caracteres, y se pueden hacer debates más extensos. El problema radica, en las intervenciones, quien interviene y que formación o conocimientos tiene al respecto. En facebook, no hay sello de verificación, y por tanto, hay que buscar perfiles confiables. En todo esto, se puede, generar grupos abiertos (todo el mundo puede participar, y es más dificil controlar las intervenciones) y grupos cerrados, sólo los miembros de un grupo pueden hacer aportaciones a ese debate y leer ese debate. Sería una conversación más privada, y por ello se puede controlar más la calidad del mensaje, al valorar quienes hacen esas aportaciones en determinados debates que surgen.

Ejemplos, para los cuales las redes sociales pueden ser útiles para los profesionales sanitarios, son varios ( se ponen enlaces a los blogs, aunque también se pueden encontrar en facebook y en twitter):

  • Formarse como profesionales sanitarios, con blogs acreditados, donde se puede intercambiar conocimientos, un ejemplo puede ser el de Azucena Santillán en Ebevidencia sobre investigación en cuidados.
  • Muchas veces en el ambiente clínico surgen dudas, y si estas trabajando en UCI, nunca debes borrar de tus favoritos el enfermero del pendiente, con protocolos, guías e incluso videotutoriales en youtube.
  • Recordar conocimientos, mediante gráficos o dibujos como puede ser el blog de Augusto Saldaña, residente en Medicina Familiar y comunitaria, la Chuleta de Osler o también las infografías de Enfermería Creativa.
  • Podemos conocer los avances de las tecnologías sanitarias, mediante la web de Enfermería Tecnológica
  • Incluso podemos conocer, cuestiones relacionadas con la gestión sanitaria de manos de Iñaki González

En este apunte, no he querido olvidarme de los congresos y reuniones cientificas que cada vez se pueden seguir a distancia, mediante el uso de las redes sociales. Elemento muy interesante a la hora de mantenernos actualizados.

Pero no sólo los profesionales pueden aprender de estas redes. Los usuarios, también tienen la posibilidad de encontrar en redes mucha y buena información, ejemplos que podemos consultar rápidamente, como el blog de autocuidado de Rosa Pérez , que maneja información útil para usuarios, y que se puede consultar todos los días del año, y a toda hora.

E incluso, podemos ver como usuarios exponiendo sus puntos de vistas con las enfermedades que sufren o de las que tienen conocimientos, ejemplos, pueden ser:

  • La web de Diabetes tipo 1, que dirige Dani Royo
  • El Blog sobre enfermedades raras de Domando al lobo y donde podemos encontrar las vivencias de una persona con lupus.
  • El Blog de Paula Bornachea sobre la esclerosis múltiple, en 1 de cada mil

 

Espero que con estos enlaces que les he puesto, les despierte la curiosidad sobre las redes sociales y la necesidades que tanto profesionales sanitarios como usuarios de la sanidad, sepan usar las redes sociales en beneficio propio y del conjunto de internautas.

Animense tanto la salud como la formación están a un click.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *