La enfermera escolar, una necesidad sentida en nuestra comunidad

Spread the love

Patricia Báez Báez

Canarias es líder en el estado español en tasas de sobrepeso y obesidad (tanto infantil como adulta), en diabetes e hipertensos; lo cual conlleva un elevado coste sanitario que irá en aumento con el paso de los años debido al cambio de estilo de vida de gran parte de la población. Los niños y jóvenes de hoy comen peor de lo que lo hacían sus padres y abuelos a su edad y hacen menos ejercicio físico. Los datos que manejamos hoy indican que dicho coste irá en aumento si no se toman medidas correctoras de inmediato.

Con los datos que tenemos actualmente y siendo adultos responsables, tenemos que pensar que algo no estamos haciendo bien, que los planes que se están llevando a cabo desde la administración pública no funcionan. Y debemos preguntarnos el porqué. Creo firmemente que no se está prestando la suficiente atención a la infancia y a las familias, y que el modelo actual (ir al centro de salud), implica elevados costes de tiempo, laborales y educativos tanto a los Resultado de imagen de niño obesopadres como a los niños, y no suponen una continuidad en el tiempo, ya que se va de manera puntual y casi siempre por un problema grave de salud. Por poner un ejemplo, no consideramos grave que un niño o niña sea obeso o tenga sobrepeso con 8 o 10 años, porque tenemos la confianza de que cuando llegue el estirón se compensará. Pero ese niño ya tiene problemas cardíacos y no lo estamos cuidando como se merece. Es nuestra responsabilidad como sociedad.

Y ustedes se preguntarán que por qué tiene que ser una enfermera la que se encargue de la promoción de la salud en el colegio. Pues por varios motivos que señalo a continuación.

De igual modo que a mí, que soy enfermera, no se me ocurre enseñar Matemáticas o Historia, ¿por qué un docente escolar tiene que enseñar educación para la salud?

Y no me refiero a enseñar el cuerpo humano o cómo funcionan los distintos órganos, que para eso si está capacitado por su formación universitaria. Me refiero a temas de salud integral y de empoderar a los niños en sus conocimientos sobre salud. Todos los elementos de salud deben tener un hilo conductor y esa debe ser la enfermera. De nada vale que vengan distintos profesionales y personas a dar “charlas”. Esas personas no conocen al público al que va dirigida su charla, no puede modelarla según sea el público a la que va dirigida. Siempre es la misma charla, para todos igual. Al ser puntual, no se permite que días después el alumno pueda acudir a la consulta a preguntar dudas o que le haya surgido en la clase y que por vergüenza no la preguntará.

 

La enfermera, por su visión integral del paciente, es el personal sanitario capacitado para ello.

Y se preguntarán que por qué no un médico, si tiene mayores estudios. Le pongo dos ejemplos muy sencillos: Un médico verá que usted se ha roto una pierna, le pondrá un yeso y le dirá que vuelva tal día para la revisión; la enfermera está viendo que usted se rompió la pierna y que además vive en un tercero sin ascensor, tiene bañera y se hace cargo de su madre con Alzheimer.

El segundo ejemplo es que en las urgencias de los hospitales, la que valora por primera vez al paciente y decide su nivel de urgencia, la que hace el triage, es una enfermera, no un médico, porque es capaz de priorizar y ver más allá de los síntomas que el paciente nos cuenta.

Cada vez tenemos más niños con patologías en los  colegios (diabetes, epilepsias, asmáticos…) y por qué no contar con una enfermera que sea la responsable y la encargada de administrarles la medicación y que además esté en contacto estrecho con sus padres.

No hay ninguna ley que regule la administración de medicamentos por parte del profesorado. El profesorado y todos los profesionales de los colegios, SÍ deben tener  conocimientos de primeros auxilios y si en su colegio no hay enfermera o bien mientras llega la enfermera a la zona del colegio donde se ha producido la situación urgente, deben empezar a aplicar los procedimientos adecuadamente aprendidos en cada caso. Porque no actuar puede causar más daño. Si es difícil conciliar la vida familiar y laboral, hay qué ver los malabarismos que tiene que hacer los padres de un niño enfermo. Como sociedad debemos darle respuestas a sus necesidades.

¿Qué se hace en otras comunidades? ¿Y en otros países?

La discusión sobre la necesidad de una figura de enfermería escolar, no es nada novedosa. Surgió en 1891 en el Congreso de higiene y demografía celebrado en Londres, donde el Dr. Malcom Morris generó la necesidad de esta figura. En 1897 con la fundación “The London School Nurses Society” se empezaron a crear puestos de enfermería en los colegios de educación primaria ingleses. En 1907 se extiende la figura a países como Escocia y Suecia y no tarda mucho en consolidarse para cubrir una asistencia plena de la población infantil, ya que en sus inicios solo atendían a los colegios más desfavorecidos. En 1909 surge en estados Unidos esta especialidad.  

Hoy en día la enfermería escolar se encuentra consolidada en países como EEUU, Francia, Reino Unido de forma armónica y trabajando continuamente sin estar ajemos al sistema de salud donde se engloban, realizando proyectos en equipo y coordinados para mejorar la salud de la población escolar.

En España se están dando los primeros pasos. Así ya existen enfermeras escolares en la comunidad de Madrid, en Valencia o lo harán para el próximo curso escolar 2017-2018 como en Murcia. En Canarias estamos empezando a plantearnos esta necesidad.

Resultado de imagen de enfermera escolar

Pero aún no acabamos de dar el salto en Canarias. Como todo lo nuevo y todos los cambios, éste también  produce un cierto miedo a lo desconocido, a pensar que  esto es un experimento más.

No vamos a los colegios a quitarles competencias a los profesores, no vamos a quitarles su presencia en las aulas. Vamos a complementar el plan educativo y hacerlo más transversal a todas las asignaturas si cabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *