Input y output de los pacientes en las redes sociales

Spread the love

 

Juan Antonio Garcia

 

Es indudable que existe interés de la población por temas de salud en las redes sociales y que la tendencia de este interés es ascendiente.

Incluso está acuñado el concepto de e-paciente, que es un paciente proactivo, que sabe de tecnologías de la comunicación (TIC) y que está interesado en salud.

El e-paciente abarca a los pacientes (51% de las consultas) e incluye a los cuidadores (28% de las consultas) y a personas interesadas en determinadas enfermedades (21% de las consultas), según el informe europeo del e-paciente.

Este mismo informe indica que más que información concreta de las enfermedades, la mitad busca más apoyo emocional que conocimiento.

Y también, que los profesionales sanitarios no vamos al mismo ritmo. Existen barreras de nuestra competencia en redes y resistencias a abrirse a otras formas de comunicación.

Más allá de nuestra complacencia o conformidad con este hecho, habrá que ponerse las pilas en la aceptación y adaptación de las redes sociales, pues corremos el riesgo de crear una dualidad entre profesionales.

Un ejemplo del alcance de las redes sociales entre la población lo podemos ver en esta imagen de la página Facebook del Centro de Salud de Guía, que en poco más de un mes, esta noticia ha alcanzado a más de 5.000 personas.

 

 

Existen iniciativas ya consolidadas como https://escueladepacientes.es/ de la Escuela Andaluza de Salud Pública, http://cuidatecv.es/problemas-de-salud/paciente-activo/ de la comunidad valenciana, https://www.pacientessemergen.es/ de sociedades científicas o la iniciativa https://ffpaciente.es/ liderada por D Pedro Soriano que organizó el pasado 11 de septiembre el I Encuentro de Pacientes Blogueros que podemos volver a ver íntegramente por youtube.

Actualmente estamos en el nacimiento de la Escuela de Pacientes de Canarias, dentro del Compromiso por la Sanidad del Gobierno de Canarias, bajo la dirección D Daniel López, con el asesoramiento de D Joan Carles March y Dª María Ángeles Prieto, de la Escuela de Pacientes de la Escuela Andaluza de Salud Pública, y con el apoyo de D Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de la Salud.

Su objetivo es crear un nuevo espacio de comunicación de pacientes activos (informados, conectados, que actúan y toman decisiones) para compartir sus experiencias y empatizar de cómo se vive la enfermedad crónica.

Un paciente activo es aquel que son personas que adquieren confianza en sí mismos para cambiar y aprenden a cuidarse, a incorporar nuevos hábitos y a mantener estos cambios. Son pacientes responsables de su enfermedad.

La escuela colabora en capacitarlos, a motivarlos y a tener un liderazgo compartido.

 

Patient Activation Measure (PAM) es una herramienta que mide la activación del paciente en una escala de cuatro niveles y que ha sido validada en numerosas patologías (asma, hipertensión, EPOC, diabetes, esclerosis múltiple, Parkinson, cáncer, dolor crónico, osteoporosis, artritis, enfermedades cardiovasculares, insuficiencia cardíaca congestiva, esquizofrenia, depresión, entre otras) y en diferentes entornos geográficos (Japón, Alemania, Dinamarca, Holanda, Australia, Noruega, Canadá, EE.UU. y Reino Unido).

Publicado por Deusto Business Health, en La activación del paciente: clave en la transformación sanitaria.

Teniendo en cuenta que los pacientes están en las redes y que instituciones, sociedades y profesionales ya interactúan en las redes sociales, ¿qué hemos aprendido de las experiencias existentes?.

He aquí algunas aportaciones emanadas de las experiencias compartidas por otros profesionales que podemos aprovechar:

 

  • Los videos grabados por pacientes tienen mayor impacto entre los usuarios. Incluso la grabación de los mismos por los profesionales responsables de la página. Se opina que tienen mayor influencia que los de producción externa o estandarizados. Aunque hay auténticas maravillas creadas.

Para su elaboración podemos aprovechar algunos de los recursos de nuestro entorno como las escuelas de teatro municipales y los ciclos de audiovisuales de los institutos de enseñanza secundaria.

  • Los blogs con artículos de producción propia por los miembros del equipo tienen una mayor aceptación y acogida.
  • Existen muy pocas direcciones con entorno 3.0.

Predominan los foros y ventanas de comentarios donde se regula el estilo del contenido del comentario y donde no existe obligatoriedad de debate y de contraste de opinión.

  • Entre los profesionales existe muchos miedos a lo que se comunica que crea una dualidad entre los proactivos y los reluctantes y reticentes al uso de las redes sociales como vía de comunicación.

Indudablemente las redes sociales aportan una serie de virtudes que son la que deben marcar su utilización con los pacientes. Aportan informaciones actualizadas y transmitidas con una comunicación eficaz, suficiente, relevante, clara y adaptada. Dicha información puede llegar a cualquier punto pues tiene un alto potencial de accesibilidad.

  • Pueden existir sorpresas entre los profesionales sobre los que le gusta a los visitadores de los entornos abiertos por profesionales y poca cultura evaluativa del impacto mediático de lo que colgamos.
  • En las páginas Facebook nos podemos hacer una idea del interés por el número de las personas que han visto la publicación y si analizamos de la de varias páginas podríamos saber qué temas interesan más o que formato tiene más atractivo.
  • Por último, están los contextos de la marca personal y las redes sociales.

Los mensajes por las redes tienen una cobertura 6 veces mayor que por los canales tradicionales de la propia empresa.

Las empresas que están de forma activa en las redes sociales generan más confianza.

Los usuarios usan mejor los servicios si éstos están presentes en las redes sociales y su cota de mercado es más amplia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *