Hablemos de Atención Primaria

Spread the love

Ana M.Quintana (miembro de EDUSALUDCANARIAS)

Soy enfermera comunitaria desde hace unos veinte años, desarrollando mi actividad en diferentes centros de salud de la isla como enfermera de equipo y en urgencias extra hospitalarias principalmente.

Cuando terminé la carrera hacían casi veinte años de la Declaración de Alma-Ata que nace a raíz de la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud (APS) convocada por la OMS y por UNICEF, y en la que participan 134 países, 67 organismos internacionales y otros no gubernamentales.

En ella se acuerda que la salud es el estado completo de bienestar físico, mental y social, y que es un derecho humano fundamental.

También se declara que las personas tienen el derecho y el deber de participar en la planificación e implementación de su atención sanitaria.

Así mismo se acuerda que un objetivo principal de los gobiernos y de la comunidad internacional debería ser la Promoción de un nivel de salud que permita llevar una vida productiva social y económicamente, y que para conseguir este objetivo, la clave es la APS.

Y yo me pregunto, ¿en qué quedó la Declaración de Alma-Ata hace ahora casi 40 años? ¿Sólo sirve para que la revisemos cada X años y fijemos de nuevo los mismos objetivos? ¿Hacemos algo en aras de conseguirlos?

Mi humilde opinión es que nuestros gobiernos y nuestros gestores tienen los objetivos en otro lugar. Interesan los números más que las personas, interesa el dinero más que la salud. Las carteras de servicios no valoran fórmulas de prevención y de promoción de la salud, sino que son marcadores de innumerables pruebas (citologías, retinografías, espirometrías, anticoagulación, atención a crónicos) dejando a un lado la actividad en los colegios, en las asociaciones de vecinos, en la comunidad.

Creo que el principal problema, entre otros muchos que podríamos discutir, es buscar el beneficio económico en algo que no es un negocio, la salud no es un negocio es un derecho y un bien para los pueblos.

Los profesionales de la APS, estamos cansados de un sistema que nos arrastra a lo que no somos, no somos centros de especialidades con una actividad meramente asistencial. Nos hemos formado para dar otro tipo de asistencia a los ciudadanos, para buscar el beneficio a largo plazo y verlo reflejado por fin en el presente. Resuenan a nuestro alrededor palabras como “empoderamiento” o “paciente pro-activo”, interesantes proyectos que se quedan en eso porque no interesan a la administración. ¿Interesará crear pacientes dependientes? ¿Interesará la enfermedad más que la salud?

Ojalá seamos capaces de cambiar las cosas y que Alma-Ata algún día sea una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *