El tatuaje y anillado corporal, “Aplicaciones modernas de una técnica ancestral”

Spread the love

Colaboración con SaludCanarias

Hoy por hoy hablamos del Tatuaje y el anillado corporal (piercing), como elementos de vanguardia que respaldan una estética moderna e “influencer” en esta sociedad tan marcada por las modas y tendencias. Pero nada más lejos de la realidad que envuelve estas técnicas.

Los orígenes del tatuaje y el anillado corporal se remontan al 3351 y el 3017 a. C. Y se tienen constancias de estas aplicaciones a lo largo de todo el mundo; Europa, Asia, América,etc..

Con lo cual en nuestros días no hemos creado nada innovador sino que hemos adaptado estas aplicaciones tradicionales, a nuevas técnicas, maquinaria y conocimientos en diversas aéreas tales como la ciencia, la medicina, la estética o el arte.

El tatuaje ha bebido tanto de la ciencia y la investigación que el primer prototipo de máquina de tatuar, fue inventado por Thomas Edison 1876, se trataba de una patente para trabajo de oficina , pero el puntero fue sustituido más adelante (1891) por una aguja y esto dio pie a la mecanización de la técnica del tatuaje.

Lo mismo sucede en el ámbito de la medicina y la anatomía humana, los tatuadores actuales no solo disponen de conocimientos técnicos de aplicación, sino que además debemos formarnos en otros aspectos claves para el desarrollo de nuestra labor. Entendemos el tatuaje como la introducción mecánica o manual de la tinta en la dermis, una capa que, al ser más profunda que la epidermis, se encuentra protegida del descamamiento o el deterioro de agentes externos, pero esto no salva a los pigmentos del ataque del sistema inmune, que interpreta el tatuaje como la herida que es y envía hasta allí un regimiento de glóbulos blancos. Afortunadamente, aunque estos «soldados» degradarán parte del tejido teñido, las moléculas de pigmentos son demasiado grandes para ser retiradas por lo que el tatuaje permanecerá en su sitio, afectado por poco más que una leve inflamación.

Esta respuesta de nuestro organismo ha sido objeto de un reciente estudio por parte de la Universidad de Alabama, que aseguran los efectos beneficiosos sobre el sistema inmune que tiene la acción de tatuarse.

Por otro lado la Universidad de Texas ha establecido una clara correlación existente entre el número de tatuajes y el nivel de autoestima del individuo , este hecho queda claramente reflejado en técnicas novedosas como la reconstrucción de areola en pacientes que han sufrido cáncer de mama y se han tenido que enfrentar a una mastectomía.

Por todos estos factores el tatuador se forma y actualiza de manera regular acerca de estos avances y novedades en el mundo de la medicina. Siendo siempre consciente de que en su papel de aplicador este debe siempre respetar y seguir un correcto protocolo de higiene, limpieza, desinfección y esterilización , al igual que una adecuada praxis que respete la anatomía de la piel y su función ,asegurando la completa regeneración de la misma y la calidad plástica del trabajo realizado.

Hoy por hoy en nuestros Estudios de tatuaje artístico se cumplen los estrictos procesos de desinfección, se invierte en materiales de alta calidad inocuos para nuestra salud, se indaga en los aspectos médicos del cliente verificando así que puede ser tatuado o anillado, de igual forma se pone a su disposición toda la información pre y post aplicación; cuidados básicos que se fundamentan en una correcta higiene de la zona , una abundante hidratación del aérea afectada y una completa protección durante un periodo de entre 15 días de factores externos directos que pueden afectar a la cicatrización tales como sol, playa o piscinas.

Así que si desea realizarse una aplicación permanente como el tatuaje u otra de carácter semipermanente como el anillado corporal puede sentirse tranquilo y seguro en los estudios Homologados y profesionales que hoy existen por todo el mundo y siguen proliferando sin límites expandiendo su arte y técnicas que enlazan nuestro espíritu más ancestral con nuestras necesidades estéticas más actuales y modernas.

 

  • Sara Rivero Rodríguez (tatuadora profesional y docente en el ámbito del tatuaje artístico y prevenciones higiénico sanitarias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *