Cáncer cutáneo y Canarias

Spread the love

Concepción Gómez Jorge

Introducción:

Canarias representa la zona del territorio nacional con mayor exposición solar, en cuanto a tiempo (número de horas de exposición) e intensidad (alto índice de radiación ultravioleta). Esto ocasiona que la incidencia de cáncer de piel en nuestro territorio esté a la cabeza en lo que a tasas medias de incidencia se refiere. En las Islas se detectan 3.000 casos de cáncer de piel al año, una incidencia que ha presentado un incremento del 50% desde 2010.

El cáncer cutáneo se trata del cáncer de mayor incidencia en la población.

Cuando hablamos de cáncer de piel podemos clasificarlos en dos grandes grupo, un grupo corresponde al melanoma, y otro grupo el cáncer de piel no melanoma.

En este artículo nos centraremos en el cáncer de piel no melanoma.

Clasificación:

Existen dos grandes entidades clínicas de cáncer de piel no melanoma, son el carcinoma basocelular y carcinoma espinocelular.

Carcinoma basocelular (basalioma o carcinoma de células basales): es el tumor maligno mas frecuente, y representa el 60% de los tumores cutáneos.

Se presenta con distintas formas, si bien la mas frecuente es una nodulación palpable, de crecimiento lento, coloración rosácea con brillo perlado y pequeños capilares en su superficie (telangiectasias). En ocasiones presenta sangrado.

Se localiza en zonas expuestas al sol: cara, cuero cabelludo y tórax.

Se caracterizan por el crecimiento local y su incapacidad de producir metástasis en su evolución.

Carcinoma epidermoide (espinocelular o carcinoma de células escamosas): es la segunda tumoración cutánea en frecuencia tras el carcinoma basocelular, representa el 20-25% de los cánceres cutáneas.

Al igual que el basocelular, su presentación clínica varía. Podemos definir dos grandes grupos:

a) Intraepidermicos: sólo afectan la epidermis, la capa mas superficial de la piel. Dan un aspecto de placa roja, erosiva, excéntrica y asintomática.

b) Invasivos locales: comienzan como una placa descamativa sobreelevada que crece formando una tumoración indurada, dolorosa. No es infrecuente la ulceración y el sangrado.

Se localizan en cara , cuello, zona genital y extremidades.

A diferencia del basocelular presenta un crecimiento local más agresivo y si tiene capacidad de propagarse por el cuerpo, produce metástasis en su evolución.

Existen mas canceres de piel no melanoma, el sarcoma de Kaposi, linfoma, sarcoma, carcinoma de células de Merkel. La incidencia de estas lesiones es inferior a los descritos inicialmente.

Causas:

Predisposición genética (inactivación del gen supresor p53 o disregulaciones oncogen ras).

Exposición excesiva a la radiación ultravioleta solar. Las personas que viven en zonas expuestas al sol tienen mas riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, así como las exposiciones muy intensas en corto período de tiempo.

Fototipo de piel I y II. Las pieles blancas son mas sensibles al daño solar.

Uso prolongado de lámparas y cabinas bronceadoras

Exposición a productos químicos (arsénico, alquitrán, brea industrial, hulla, parafina, ciertos tipos de aceites).

Exposición a la radiación. Como la recibida en tratamientos de radioterapia.

Inflamación grave o prolongada de la piel (cicatrices de quemaduras, úlceras).

Toma de fármacos inmunosupresores. Por ejemplo en pacientes trasplantados.

Enfermedades hereditarias: Xeroderma pigmentoso (enfermedad poco frecuente, la piel pierde la capacidad de repara los daños del ADN ocasionados por el sol), albinismo, epidermodisplasia verruciforme, epidermolisis ampollosa distrófica recesiva.

Prevención:

Una de las medidas preventivas más importante y que esta en nuestra mano poder llevarla a cabo es evitar exponerse sin protección a los rayos solares u otras fuentes de luz ultravioleta. Es importante protegerse del sol desde edades tempranas de la vida, se ha demostrado que el 80% de los daños que el sol puede causar en la piel ocurren antes de cumplir los 18 años.

¿Cómo nos protegemos?

– usar ropa que cubra la totalidad del cuerpo, sombrero y gafas de sol.

– usar cremas de protección siguiendo las correctas indicaciones de su uso. Aplicar previa a la exposición, y de forma repetida.

– evitar el uso de cabinas bronceadoras.

Diagnóstico:

-Historia clínica.

-Exploración física.

-Biopsia con estudio histológico.

-Analítica.

-Rx, CT.

La realización de analíticas y estudios radiológicos se llevan a cabo para estadiaje en tumoraciones de mayor tamaño, mayor riesgo o peor pronóstico.

Tratamiento:

El comportamiento del carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide es diferente, esto ocasiona que las opciones terapéuticas de uno y otro también lo sean.

El tratamiento quirúrgico representa el gold standar en el cáncer cutáneo no melanoma. Dentro de los procedimientos quirúrgicos podemos diferenciarlos en dos grupos:

técnicas excisionales: representa la extirpación quirúrgica con márgenes sanos. Este procedimiento   supone la curación de la misma en la mayoría de los casos. En ocasiones es posible el cierre directo de la herida, y en otras ocasiones se precisa la realización de colgajo o injerto para cobertura.

En determinados casos, cuando la tumoración asienta en una zona noble (nariz, ojos, cejas, alrededor de los labios), o cuando se trata de una lesión que ha recidivado tras el tratamiento, se recomienda emplear una técnica quirúrgica especial denominada cirugía micrográfica de Mohs. Esta técnica no se realiza de forma rutinaria, sino en los casos indicados.

técnicas destructivas: curetaje y electrodesecación, la criocirugía, y la fulguración láser. Técnicas útiles en algunos tipos de carcinoma basocelular. No tienen control histológico al destruir la lesión, y es necesario el control posterior estricto para detectar alguna probable recidiva.

El tratamiento médico, quimioterapia tópica y sistémica:

-5 Fluorouracilo (tópico): antineoplásico antagonistas de pirimidinas actúan para bloquear la síntesis de los nucleótidos impidiendo la producción del ADN y ARN.

-Imiquimod (tópico): es un fármaco que modifica la respuesta inmune actuando principalmente por la inducción del interferón alfa y otras citocinas.

-Terapia fotodinámica: se basa en la aplicación tópica de una sustancia fotosensibilizante que es captada por las células neoplásicas, que posteriormente se activa con la luz (láser), produciendo necrosis tumoral

-Gefitinib y cetuximab (bloqueo del factor de crecimiento epidérmico, EGFR)

-Vismodegib (para el tratamiento del carcinoma basocelular localmente avanzado y metastásico)

-Quimioterapia estándar.

La radioterapia es adyuvante en tumores de alto riesgo. También está indicada en tumores extensos irresecables, metástasis regionales, invasión neural.   Es aplicable en pacientes que no pueden someterse a cirugía, como personas de edad muy avanzada.

Pronóstico:

El cáncer de piel no melanoma es curable en el 90% de los casos si realiza un tratamiento precoz y óptimo.

Los carcinomas epidermoides presentan peor pronóstico. Se considera de alto riesgo si tiene 2 ó más de estas características:

-tamaño del tumor con diámetro superior a 2 cm. Aumentan los riesgos de recidiva y de producir metástasis.

-profundidad de invasión superior a 2mm.

-localizado en pabellón auricular o labio (son mas agresivos en mucosa o semimucosa).

-tumor poco diferenciado en estudio histológico.

Conclusión:

Estamos antes tumores de muy alta incidencia en la población. Si bien presentan muy buen pronóstico, es necesaria la vigilancia en personas de alto riesgo, para conseguir un diagnóstico y tratamiento precoz que asegure la curación del mismo.

Ante una lesión cutánea sospechosa, de nueva aparición o con cambios recientes, se debe remitir al paciente a su dermatólogo.

El único factor de riesgo sobre el que podemos actuar es la exposición solar. Se debe educar a la población para que tome hábitos de protección en todas sus actividades al aire libre, siendo conocedores de que en el día a día estamos expuestos un gran número de horas.

Enlaces de interés:

https://aedv.es/ (Academia española de dermatología y venerología)

http://fundacionpielsana.es/ (Fundación piel sana de AEDV)

Bibliografía:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/nonmelanoma-skin-cancer/symptoms-causes/syc-20355397

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *